Así nos engañan las etiquetas de los alimentos

 etiquetas de los alimentos 1

Ya sea porque juegan con las palabras o porque omiten información, lo cierto es que muchas etiquetas de los alimentos contienen información inexacta o directamente mienten al consumidor.

Estos son los trucos más habituales de los fabricantes para darnos gato por liebre y lo que tienes que saber para que no te timen.

¿QUÉ SABES REALMENTE DE LAS ETIQUETAS DE LOS ALIMENTOS?

 etiquetas de los alimentos 2

Las etiquetas de los alimentos tienen un papel fundamental para la salud de los consumidores. Su mensaje debe ser lo más completo y claro posible.

El etiquetado es muy importante, por ejemplo, para las personas con intolerancias o alergias, así como para quienes padecen enfermedades.

Supongamos que ya sabemos diferenciar la fecha de consumo preferente de la fecha de caducidad. Por ahí se empieza. Pero, ¿sabemos que en las etiquetas de los alimentos tienen que aparecer todos los ingredientes?

Eso incluye también todos los aditivos utilizados. Y deben aparecer en orden, de mayor a menor cantidad utilizada.

Los alérgenos deben indicarse de forma destacada, como vemos en la imagen.

SI PONE “NATURAL” Y “ARTESANO” CORRE SIN MIRAR ATRÁS

 etiquetas de los alimentos 3

¿Qué significa exactamente que un alimento es “natural”? Natural implica que el ingrediente no ha sido mezclado o elaborado. Así que… ¿cómo puede haber, por ejemplo, un caldo de pollo “natural”?

Todos los alimentos procesados que se anuncien como naturales nos están timando, así, directamente. Y lo mismo ocurre con todo aquello que se defina como “casero”, “artesano”.

Sentimos quitaros la ilusión, pero todos esos son productos elaborados de forma industrial en frías fábricas que se parecen muy poco a la cocina de nuestras abuelas.

¿CARNE FRESCA, PRODUCTO CÁRNICO O PREPARADO CÁRNICO?

 etiquetas de los alimentos 4

Aquel que sepa distinguir entre estos tres términos se lleva el premio al consumidor más informado. Pero apostamos a que la mayoría no tiene ni idea de dónde se esconde la diferencia.

Cuando compramos, por ejemplo, una bandeja de filetes de pollo, pensamos que eso es precisamente lo que vamos a comer: pollo. Y nada más. Pero no es exactamente así.

Si la etiqueta dice “preparado cárnico” es que además de la carne hay otros ingredientes: aditivos, agua, condimentos, aromas… La mayoría de ellos no se ven, pero están ahí.

Los “productos cárnicos” son por ejemplo, los embutidos. ¿Utilizan carne? Sí, pero es posible que la carne no suponga ni el 50% del producto final.

 

FRESA PARECE, ADITIVO ES

 etiquetas de los alimentos 5

Lo de “sabor a…” es un clásico en las etiquetas de los alimentos. Sabor a fresa, sabor a limón… Pero si miramos la lista de ingredientes del producto… ni rastro de la fresa o el limón.

La magia la hacen los aditivos y aromas. Gracias a ellos podemos tener algo con sabor a cacao sin que lleve ni un solo gramo del mismo.

LAS ETIQUETAS DE LOS ALIMENTOS: CUIDADO CON LO QUE NO SE DICE

 etiquetas de los alimentos 7

En ocasiones los alimentos dan una impresión y son algo del todo diferente. ¿El producto de la imagen? Queso rallado, ¿verdad? Pues no necesariamente.

El hecho de que no ponga “queso” en ningún lugar del envase no es casual. Nos están indicando que puede ser un preparado lácteo que lleve de todo menos queso.

NO DES POR HECHO EL LUGAR DE ORIGEN DE UN ALIMENTO

 etiquetas de los alimentos 8

Algunos lugares son famosos por sus alimentos. Pero nunca debemos dar por sentada esa información.

Leer cuidadosamente las etiquetas de los alimentos evitará que compremos un bote de espárragos de China cuando creemos que son de Navarra.

 

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *