Síguenos en

Muchas investigaciones han demostrado el benéfico influjo del perdón en la salud integral de las personas, aquellos que perdonan disfrutan de un mayor  bienestar psicofísico. El perdón calma a las personas y permite a los que lo viven, tener menos depresiones que la gente rencorosa. El perdón y una vida espiritual bien llevada mejoran el sistema inmunológico y nos ayudan a vivir mas y mejor.

Como presuntamente dijo Buda alguna vez:“Aferrarse al enojo es como agarrar un carbón caliente con la intención de aventárselo a alguien más; el que sale herido eres tú”. Después de todo, guardar rencor nos causa más dolor psicológico que a la persona que nos lastimó. Y, paradójicamente, nos une a esa persona mucho más profundamente de lo que quisiéramos.

Pero además de ello, guardar rencores puede causar males físicos. Le haríamos a nuestro cuerpo, al igual que a nuestra mente, un enorme bien si tomáramos el camino del perdón. Existen muchos beneficios de salud que pueden hacer que reconsideremos si mantener ese rencor realmente vale la pena.

Es importante saber que el perdón no tiene que ser un acto verbal, ni siquiera tiene que ver con la persona que nos lastimó, no es una formalidad, sino un estado mental. Perdonar está en cada uno de nosotros y es un trabajo del espíritu, de la consciencia, es una decisión que se toma por nuestro bienestar, para perdonar tenemos que dejar ir, tenemos que renunciar al resentimiento, a la venganza, es difícil en la medida de nuestro dolor o coraje  pero una vez que lo logramos, nuestro estado anímico mejora y podemos volver a sentirnos bien.

Recibimos muchos beneficios al perdonar, estos son solo algunos: baja los niveles de estrés, mantiene sano el corazón, reduce el dolor, reduce la presión arterial y en general  extiende la vida.

Los rencores pueden estarte quitando años de vida, por tu bien ármate de voluntad, perdona y vive!

 

Leave a comment